Conociendo el mundo

Desde el primer día que decidimos ser responsables de un cachorro, tenemos que ser conscientes que de nosotros va a depender el mundo que le hagamos conocer. Es una gran responsabilidad enseñarle a conocer el medio ambiente y el entorno en el cual decidimos que el cachorro va a vivir. Por eso, tenemos que planificar estas vivencias y tratar de tener el mayor control sobre las mismas para que nuestro/a compañero/a desarrolle emociones positivas durante dichas experiencias.

Como dijimos en apartados anteriores, debemos tener: PACIENCIA, DEDICACION Y CONSTANCIA.

La estimulación ambiental debe ser gradual, creciente y constante.

Es recomendable comenzar a realizar pequeñas caminatas en zonas y horarios tranquilos. Primero pueden realizarse en brazos, y luego del asesoramiento de su veterinario de cabecera con respecto a las vacunas, comenzar con collar/arnés y correa. Es importante que el collar/arnés y correa comience a utilizarse primero en el hogar, haciéndolo andar y entregando refuerzos positivos por caminar al lado suyo. Si trata de morder la correa, podemos retarlo e indicarle que la correa no es un juguete para morder. Seguimos caminando con premios en la mano y vamos entregándoselos a medida que camina y no se frena ni muerde la correa. Es necesario aclarar que no conviene forzar al cachorro dándole tirones para que avance. En ese caso, puede convencerlo poniéndose en cuclillas y estimulándolo con los premios para que avance. Y luego, puede premiarlo.

Muy de a poco pero frecuentemente, debe ir conociendo los lugares y las experiencias que vivirán frecuentemente una vez que sea adulto. Por ejemplo: casas de familiares, veterinarias (ver apartado específico), viajes en automóvil, plazas, parques, barrios con diferente densidad poblacional, aeropuertos, etc.

Es aconsejable comenzar a acostumbrarlo a los sonidos que deberá sentir a lo largo de su vida. El cachorro hasta puede asociarlos con experiencias positivas. Por ejemplo: aspiradora, motor de automóvil, de motocicleta, ruidos de colectivos, trenes, herramientas que suelen utilizarse en el hogar, turbina de secador de pelo, peladora, fuegos artificiales, truenos, etc.

Este acostumbramiento debe ser gradual y NUNCA EXPONERLO DE FORMA BRUSCA A LOS MISMOS.

Vet. Nicolás José Carmona

MN 9380 MP 13246. Etólogo Clínico*. Especialista en Docencia Universitaria. Especialista en Bienestar Animal. Educador canino. njcvet@gmail.com

(*) La Etología es la rama de la biología que se dedica al estudio del comportamiento de los animales. Se conoce como Etología Clínica Veternaria a la disciplina que estudia los problemas de conducta de los animales de compañía, y que tiene como objetivo el diagnóstico, prevención y tratamiento de los mismos