Datos Incorrectos

GUÍA PARA PERROS ADULTOS

Consejos y trucos sobre
los cuidados de los perros adultos

Mundo Adulto / Cuidados Especiales

Mundo Adulto / Cuidados Especiales

CÓMO CRIAR PERROS Y CHICOS JUNTOS

CÓMO CRIAR PERROS Y CHICOS JUNTOS

Cuando presentes un bebé a tu perro, tené en cuenta que su reacción puede no ser la mejor. De pronto, el centro de atención pasa a ser otro y es esperable que se ponga celoso.
La clave es trabajar la relación entre ambos desde el principio, poniendo límites en la interacción mascota/ bebé.

Antes de que llegue el bebé:

ADAPTA A TU PERRO ANTES DE LA LLEGADA DEL BEBÉ.

es importante

adaptarlo a nuevos

olores y sonidos

  • Usá lociones y shampoo para bebés con tu perro, para que se familiarizarce con los olores.
  • Cuando tengas el cuarto del bebé listo, dejá que tu perro lo inspeccione.
  • Usá rejas para bebés para poner límites claros.
  • Escuchá grabaciones de bebés llorando para que tu perro se acostumbre al sonido del llanto.

Cuando llega el bebé:

Cuando nazca, seguí con el "entrenamiento de olores". Dale una manta o ropa del bebé a tu perro para que la huela mientras le hablás suavemente o le das una comida que le guste, para que asocie el olor con cosas positivas.

La llegada del bebé tiene que ser tranquila, para no excitar a tu perro:

  • El bebé tiene que llegar en brazos de otra persona que no sea la madre.
  • Una vez que tu perro se haya tranquilizado, dejá que el padre le muestre el bebé para que lo inspeccione.
  • Cuando el bebé se haya dormido, pasá un tiempo prestando atención tu perro.
  • Nunca dejes a un bebé con un perro sin supervisión.
NUNCA DEJES A UN BEBÉ Y A UN PERRO JUNTOS SIN SUPERVISIÓN.

Nunca dejes

a un bebé con un perro

sin supervisión

Cuando el bebé empieza a caminar

Antes del año, tu hijo va a empezar a gatear por toda la casa y después va a caminar. Es bueno apartar a tu perro durante esta etapa, apartando también su comida, ya que a muchos no les gusta que se vea amenazada.

Los desafíos de la primera infancia

Es fácil sacar a tu bebé para que no moleste a tu perro. Pero, la primera infancia es complicada porque tu hijo va a empezar a tener ideas propias sobre cómo portarse. Es el momento más problemático porque tu hijo va a querer jugar con tu perro, sin tener noción de su propia fuerza, ni controlar sus movimientos. Tenés que estar alerta:

  • Poné límites en el juego, dale recompensas verbales a tu perro si se porta de forma correcta.
  • Mostrale a tu hijo cómo acariciar delicadamente a tu perro.
  • Tené un comportamiento que te gustaría que tu hijo imite, respetando a tu perro.
  • Leele a tu hijo libros sobre animales.
  • Dejá salir a tu perro siempre que sea necesario.

Cómo poner límites con los niños más grandes:

Los niños más grandes son una compañía muy buena para los perros, igual que los perros para los niños; ambos se enseñan empatía, compasión y responsabilidad.

Hay algunas normas que respetar para que todo salga bien:

  • Poné límites en el juego, dale recompensas verbales a tu perro si se porta de forma correcta.
  • Enseñale a tu hijo a dejar descansar al perro cuando duerme y a no tocarlo cuando come. Esto podría molestarle o hacerlo sentirse amenazado.
  • Involucrá a tu hijo en el cuidado de tu perro, mostrale cómo darle de comer, cepillarlo o cómo llenar su plato con agua.
INVOLUCRA A TU HIJO EN EL CUIDADO DE TU PERRO.

Involucrá

a tu hijo en el cuidado

de tu perro

Cuando el perro es el recién llegado:

A la hora de adoptar un cachorro, hay que seguir algunas normas para que la adaptación con tu hijo sea exitosa:

  • Llegá a casa con tranquilidad.
  • Creá un espacio de retiro para tu perro alejado de los chicos.
  • Debatí acerca de cómo los chicos tienen que tratar a las mascotas.
  • Supervisá todas las interacciones.